jump to navigation

Enseñanza Bíblica – Lo Que Se Debe Hacer Para Tener El Poder Sanador De Dios Obrando En Su Vida 20/04/2011

Posted by DaRonn in Uncategorized.
trackback

Enseñanza Bíblica – Lo Que Se Debe Hacer Para Tener El Poder Sanador De Dios Obrando En Su Vida

 

 

Frase clave: “La voluntad de Dios es sanar el cuerpo así como lo es sanar el alma” F.F. Bosworth

Introducción: Una de las señales y maravillas que Jesús prometió que estaría obrando en la vida de los creyentes es que ellos pondrían sus manos sobre los enfermos y ellos se sanarían (Marcos 16:18). La sanidad es una promesa absoluta que Jesús le ha dado a cada creyente y deberíamos tener el fruto de su promesa obrando en sus vidas. Uno de los problemas más grandes es, que los creyentes están buscando su sanidad y la Biblia dice que la sanidad debería estar buscándolos a ellos. Como creyentes es de suma importancia que descubramos lo que debemos tener para tener el poder sanador de Dios obrando en nuestras vidas a diario.

La Biblia nos muestra que la naturaleza de Dios es la de un Sanador

Una de las señales más visibles en el Antiguo Testamento es el poder de Dios para sanar. Dios es un Dios que sana. Al estudiar estos ejemplos del Antiguo Testamento, podemos ver la naturaleza de Dios como Sanador.

Éxodo 15:26 – Uno de los nombres de Dios es el Dios que nos sana, Jesús tiene la misma naturaleza. Ya que el nombre de Dios es el de uno que sana, entonces Él está dispuesto y es poderoso para sanarnos de toda enfermedad.

Salmo 103:2-3 – Dice, bendigan al Señor por todos sus beneficios y el primer beneficio que el Salmo menciona es el perdón de nuestras iniquidades y luego la sanidad de todas nuestras enfermedades.  El beneficio de ser un hijo de Dios es la sanidad divina.

La Biblia nos muestra que la naturaleza de Jesús es la de un Sanador

El poder de Dios para sanar es igual de visible en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento. Jesús nos muestra que el deseo de Dios es que caminemos en sanidad divina hoy.

Mateo 4:23-24 – Jesús estaba andando por toda Galilea enseñando en sus sinagogas y proclamando el evangelio del reino y sanando todo tipo de enfermedad y todo tipo de dolencia entre la gente.

  • Jesús tenía un ministerio de sanidad y estaba sanando todo tipo de enfermedad.  El deseo y voluntad de Dios era sanar todas las enfermedades de su pueblo.

 

  • Las noticias de su ministerio de sanidad se esparcieron, las personas trajeron a muchos enfermos y Él los sanó. Aquellos que tenían enfermedades, dolores, demonios, a los que eran epilépticos, ó paralíticos, Él los sanó.

 

Mateo 8:16-17 – Cuando vino la noche le habían traído muchos que estaban poseído por demonios y el reprendió a los espíritus con su Palabra y sanó a todos los enfermos.  Jesús sanó a los que les traían a Él.

Mateo 14:14 – Cuando llegó a la costa, Él vio una gran multitud y sintió compasión por ellos y sanó sus enfermedades. Jesús sanó las enfermedades de la multitud.

Hechos 10:38 – “Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.”  Jesús hizo las buenas obras y sanó a los enfermos.

 

Hemos sido comandados a seguir en esos mismos pasos

  • Lucas 10:5-8 – Jesús dio a sus discípulos instrucciones para sanar a los enfermos, resucitar a los muertos, limpiar a los leprosos y echar fuera demonios.

 

  • Marcos 16:18 – Jesús manda a sus discípulos a poner sus manos sobre los enfermos y ellos se recuperaran.

 

¿Qué debemos hacer para tener el poder sanador de Dios obrando en nuestras vidas?

No es suficiente solo saber que Dios es nuestro Sanador, que Jesús sanó cuando caminó en esta tierra y que hemos sido ordenados para sanar a otros, sino que debemos tener esas verdades obrando en nuestras vidas.

 

  1. a.        Debemos saber que Dios no solo puede, sino que está dispuesto a sanarnos hoy.

       – Mateo 8:1- 3 – Jesús dijo que estaba dispuesto a sanar al leproso.

       – Mateo 14:14 – La Biblia dice que Jesús sintió compasión y los sanó.

       – 3 Juan 2 – Dios desea sobre todas las cosas que vivamos en buena salud. 

         Jesús siempre esta dispuesto, la pregunta es si nosotros estamos dispuestos a recibir.

  1. b.        Debemos entender que la sanidad es una cosa en tiempo pasado y tenemos que         actuar según eso.

       – Mateo 8:16-17 – Dice que Jesús llevó nuestras enfermedades en la cruz y que por sus llagas fuimos sanados.

       – Lucas 4:14-21 – Jesús cumplió las Escrituras, por lo tanto pagó el precio para que nosotros vivamos en salud completa todo el tiempo.

 

  1. c.        Debemos entender que Él nos dio la autoridad para sanar a los enfermos.

       – Mateo 10:7 -8 – Jesús mandó a Sus discípulos a sanar a los enfermos.

       – Marcos 16:18 – Jesús manda a Sus discípulos a poner sus manos sobre los enfermos y             ellos se recuperarán.

       – Lucas 10:5-8 – Jesús les dio a sus discípulos instrucciones para sanar a los enfermos, resucitar a los muertos, limpiar a los leprosos y echar fuera demonios.

 

En conclusión: Dios le ha dado a cada creyente el mandato para caminar en los pasos de Jesús y sanar a los enfermos. Somos la respuesta viva para los problemas de salud que muchos tienen. Debemos ejercer la autoridad que Dios nos ha dado como creyentes y así impactar al mundo.

About these ads

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: