jump to navigation

Enseñanza Bíblica – Somos Lo Que La Palabra Dice Que Somos 26/01/2011

Posted by DaRonn in Uncategorized.
trackback

Enseñanza Bíblica – Somos Lo Que La Palabra Dice Que Somos

 

Introducción – Uno de los principios clave para que nosotros caminemos en la plenitud de nuestra justicia, es entender lo que la Palabra de Dios dice acerca de nuestra posición. La Biblia está llena de diferentes versículos que muestran quiénes somos en Cristo. Como hijos de Dios, es nuestro trabajo estudiar esos versículos y reprogramar nuestras mentes con la verdad de la Palabra de Dios.

 

La Mentalidad Correcta  – Debemos empezar con la mentalidad correcta, cuando se trata de estudiar la Palabra de Dios, para descubrir lo que dice sobre nosotros. La mentalidad que debemos tener es:

“Somos lo que la Palabra de Dios dice que somos “

 

En todos los casos, la Palabra de Dios es verdadera.

 

La palabra de Dios no está limitada por nuestros sentimientos.

 

2 Corintios 5:7 “Caminamos por fe, no por vista.”

 

Como hijos de Dios, debemos reprogramar nuestra mentes para que no seamos gobernados por las cosas que vemos con nuestros cinco sentidos. Nuestros cinco sentidos son lo que tocamos, saboreamos, oímos, vemos y olemos. En el sistema del mundo, nuestros sentidos siempre testifican que algo es cierto; pero en el Reino de Dios, es lo que está escrito en la Palabra de Dios lo que siempre es cierto. Debemos ser gobernados por las verdades que se encuentran en la Palabra de Dios. Muchas personas creen que hay que ver para creer. Eso no es exactamente cierto cuando hablamos de la palabra de nuestro Dios. 

Juan 20:28-29 “Entonces Tomás respondió y le dijo: Señor mío y Dios mío. Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste, bienaventurados los que no vieron y creyeron.”

Dios quiere que caminemos por la fe en Su Palabra. Si Su Palabra dice algo, entonces, esa es la palabra final y tiene la última autoridad en toda situación. Nuestros sentimientos pueden cambiar  día a día, pero la Palabra de Dios nunca cambia (Mateo 24:35).   

 

La Palabra de Dios no está limitada por situaciones o circunstancias – Las circunstancias nunca deberían determinar quiénes somos en Cristo. Las circunstancias son influencias externas que están sujetas a cambio. La palabra “circunstancias” significa el círculo en el que estamos. Nunca deberíamos estar bajo las circunstancias, porque nuestra fe debería cambiar las circunstancias. En Marcos 11:22-24 Jesús nos muestra que nuestra fe debería cambiar las circunstancias.

 

Marcos 11:22-24 “Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. De cierto os digo que cualquiera que diga a este monte: quítate y arrójate en el mar, y no dudare en su corazón, sino que creyere  que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”

 

La montaña, en esta porción de la Biblia, representa una circunstancia inamovible. Jesús les dijo a Sus discípulos que, si creían, podrían mover la circunstancia del camino. No debemos ser gobernados por las circunstancias, sino, debemos ser gobernadores de las circunstancias. Al ejercitar nuestra fe, podemos mover cualquier circunstancia que esté en nuestro camino, a través de la fe en Dios. 

 

La Palabra de Dios no es limitada por las opiniones de las personas –  Yo escuché que las opiniones son como narices, todos tienen una. En muchos casos, las personas tienen opiniones, pero la Palabra de Dios no está limitada por las opiniones de las personas.  Nuestras opiniones deben siempre estar sujetas a la Palabra de Dios.

 

2 Corintios 10:5 “Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.”

Como creyentes debemos tomar todo pensamiento y hacer que esté en línea con la Palabra de Dios.  La Palabra de Dios tiene que ser la que gobierne nuestras mentes. En realidad, no importa cómo nos sentimos acerca de ciertas situaciones, lo que cuenta es lo que la Palabra de Dios dice acerca de cada situación. Debemos aprender a ser movidos por la Palabra de Dios y no por las opiniones de otras personas. 

 

La Palabra de Dios no está limitada a la manera en que nosotros pensamos que deberían ser las cosas – A veces las personas tratan de familiarizarse tanto con Dios que erróneamente, creen que Dios piensa como ellos y actúa como ellos.  Afortunadamente, la Biblia nos enseña que los caminos de Dios son más altos que los nuestros y que Sus pensamientos son más altos que los nuestros.

 

Isaías 55:8 “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos ni vuestros caminos mis caminos dice Jehová.”

Los caminos de Dios son siempre más altos que los nuestros.  El tiene sabiduría que nosotros no tenemos. Nunca deberíamos tratar de evaluar o razonar cuando Dios nos dice algo. Si buscamos la palabra razonar en el evangelio, encontraremos que Jesús no pensaba muy favorablemente de la idea. 

Marcos 2:6 “Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales pensaban para sí: ¿Por que habla éste de ese modo? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? Y conociendo luego Jesús en su espíritu que pensaban de esta manera dentro de sí mismos, les preguntó: ¿Por qué pensáis así?

 

Jesús no pensó muy favorablemente sobre el razonamiento porque el razonamiento es el proceso de determinar lo que Dios hará con nuestra mente humana o nuestro intelecto humano.  Dios no es limitado a nuestro razonamiento. Como creyentes, nunca deberíamos tratar de averiguar lo que Dios hará. Lo que deberíamos hacer es escuchar a las instrucciones del Señor y simplemente obedecer.  Moisés simplemente obedeció a Dios  para extender su vara cuando se separó el mar Rojo. Jeden simplemente obedeció a Dios cuando se redujo el número de su ejército. Y María, simplemente, obedeció cuando escuchó que sería la madre del Mesías. Nosotros, simplemente, obedecemos a lo que Dios nos ha dicho que hagamos. La Palabra de Dios es nuestra única y verídica fuente para conocer a Dios y Sus caminos, no la experiencia y el razonamiento humano.

 

El entendimiento de la justicia es algo que cambia vidas – Cuando, verdaderamente, entendemos la justicia, entonces empezamos realmente a vivir la maravillosa vida cristiana. No hay más dificultades para poder ganarse la aceptación de Dios, sino que, sabemos que Él nos acepta y nos ama totalmente en este momento.  No hay más condenaciones, sentimientos de que Dios no podría amar a alguien como yo, sino un conocimiento de que somos bienvenidos y dignos de estar en Su presencia, tal y como Su hijo Jesús. No hay más culpa por los pecados pasados y los pecados que cometimos, sino que tenemos una conciencia clara porque somos limpios y puros por la sangre de Cristo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About these ads

Comentarios»

1. Miller Lozafda - 27/01/2011

Excelente presentaciòn de la Palabra de DIOS, es como unguento en las heridas que produce el vivir en este mundo lleno de pecado.
El Señor le siga usando grandemente en la enseñanza y la doctrina, mi DIOS tome en cuenta tu labor y retribuya su bendición sobre ti de acuerdo a su santa voluntad


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: