jump to navigation

Ensenañza Biblica – Una prueba para ver si Dios tiene acceso a cada parte de tu vida – parte 2 20/10/2010

Posted by DaRonn in Uncategorized.
trackback

La segunda prueba que quiero que veamos es nuestra disposición para obedecer a Dios. Muchas veces las personas no pueden obedecer a Dios porque no entienden que la obediencia es más que simplemente sacrificio.

El ejemplo del rey Saúl

La historia se encuentra en 1 Samuel capítulo 15. Dios le dijo al rey Saúl, mediante el profeta Samuel, que vaya al campamento de Amalec y destruya todo lo que había allí, sin perdonar nada. Tenía que matar a todos los hombres, mujeres, niños, bebés, vacas, ovejas, camelos y asnos (1 Samuel 15:9). Literalmente, Saúl tenía que destruir todo, pero Saúl no obedeció a Dios completamente, ya que destruyó todo lo que no tenía valor y guardó lo que era bueno para sí mismo (1 Samuel 15:9). Para compensar su falta de obediencia, simplemente decidió darle a Dios un sacrificio. Esta decisión lastimó al Señor y la Biblia dice que se arrepintió de haber hecho rey a Saúl. Dios rechazó ese sacrificio.

1 Samuel 15:22

“Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios”.

Saúl cometió un terrible error pensando que podía remplazar la obediencia con un sacrificio. El sacrificio nunca va a compensar la falta de obediencia. El sacrificio sólo es válido cuando viene como resultado de la obediencia. Es importante notar que ese pasaje nos muestra que hay una diferencia entre obediencia y sacrificio, ya que de lo contrario, no los mencionaría separadamente. La obediencia es un pasa más profundo que el sacrificio. A veces los dos van de la mano, pero la mayoría de las veces no. Por ejemplo, dar dinero como ofrenda para el ministerio de niños cuando Dios te está llamando para que trabajes de voluntario en ese ministerio. En este caso dar dinero es un buen sacrificio, pero no es obedecer a Dios.

Un buen consejo desde la granja

Había una vez una granja en la cual los animales querían bendecir al granjero por el día del padre. Entonces se reunieron todos y decidieron que harían algo especial, algo que el granjero no podría olvidar. Los pollos se sentían tan agradecidos por todo lo que  el granjero hizo por ellos que propusieron hacer un sándwich de jamón y huevo. Cuando los otros animales escucharon eso, se rehusaron inmediatamente a hacer el sándwich de jamón y huevo porque para los pollos era simplemente una contribución, pero para el cerdo era un compromiso total. Dios desea que nos comprometamos totalmente.

La obediencia tiene tres componentes

Como mencioné antes, la obediencia tiene tres componentes:  (1) La obediencia es rápida. Si Dios quiere que des algo y tu esperas un tiempo antes de obedecer, entonces no estás obedeciendo completamente. (2) Con una buena actitud. En Filipenses 2:14 se nos dice que hagamos todas las cosas sin murmuración ni contiendas. He escuchado que estar junto a alguien que se la pasa quejándose todo el tiempo es como ser picoteado hasta morir por un pato. Simplemente te molesta hasta que no puedes soportarlo más. La obediencia demanda una buena actitud. (3) Hasta cumplir. No puedes obedecer a Dios a medias o casi obedecer. Es todo o nada.

About these ads

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: