jump to navigation

Visión De La Iglesia Cristo Nación “El Año De Fe” – La Palabra Que Acciona La Fe 24/12/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
2 comments

LA PALABRA QUE ACCIONA LA FE

“La Fe Se Transforma En Acción”

Santiago 2:20

“La fe sin obras es muerta”

Introducción: La última cosa que debemos hacer para tener la fe de Dios es ponerla en acción. De mi experiencia entrenando personas para que vivan en fe, me he dado cuenta que muchas personas creen que viven en fe, pero en realidad no es así. Ellos creen que sentarse en algún lugar y esperar que Dios haga algo es fe. La verdad del asunto es que Dios ya hizo todo lo que tenía que hacer para ayudarte a recibir las cosas que te prometió. Él nos ha dado Su Palabra (la cual explica cómo obtener la victoria), Su Hijo (quien pagó el precio para nuestra victoria), Su Espíritu (quien nos guía en la victoria) y Él personalmente ha derrotado al enemigo (el diablo) por nosotros. Ahora, todo lo que tenemos que hacer, es hacer lo que nos ha ordenado y viviremos la vida de victoria que la Biblia promete.

Destruyendo la mentalidad equivocada de la fe pasiva ­– Muchos creyentes no tienen victoria en sus vidas porque actúan en un tipo de fe que yo llamo “fe pasiva”. En realidad, la fe pasiva no es fe en ningún sentido, porque no es una fe activa. La fe que no está en acción, en realidad no es fe. Para ayudarte a entender la diferencia entre la fe activa y la fe pasiva, miremos algunas características de estas dos:

  • La fe hace algo – La fe demanda una respuesta. Muchas veces las personas piensan que la oración es todo lo que tienen que hacer. Sí, orar es importante y nos ayuda pero muchas veces la fe demanda algo más que esperar.

Santiago 2:18

“Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras”.

La razón principal no es comprometer a Dios a que se mueva, sino enfocarnos en aquello que estamos creyendo. Cuando estamos en acción, nos comprometemos a nosotros mismos a creer verdaderamente en Dios.

  • La fe tiene un enfoque – La peor cosa que puedes hacer cuando estás creyendo en Dios, es decirle que te de lo que sea. Por ejemplo, cuando oras diciéndole al Señor que te de lo que Él quiera.

Hebreos 11:1

“Es,  pues,  la fe la certeza de lo que se espera…”

Una de las razones es que esa oración puede ser respondida también por el diablo. Si presentamos una oración en blanco como esa, no podremos saber si es Dios quien la está respondiendo realmente. Cuando estamos creyendo en Dios para algo, primero debemos encontrar en Su Palabra, cuáles son las cosas que Él se ha comprometido a hacer. Una vez que lo sabemos, entonces podemos enfocar nuestra fe en recibir éstas cosas y no nos detendremos hasta ver la manifestación física.

  • La fe no descansa hasta obtener aquello en lo que está creyendo – La última característica de la fe en acción que quiero mirar, es el hecho de que la fe no descansa o se rinde hasta que ha recibido aquello por lo que está creyendo. Muchas veces, debido a que nos cansamos o fatigamos, nos rendimos antes de recibir aquello por lo que estamos creyendo.

Gálatas 6:9

“No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos”.

 Jesús desea que cada creyente desarrolle el compromiso de permanecer creyendo y actuando en fe, hasta recibir aquello que esperaba. No importa cuánto tiempo tome, continúa haciendo lo que sea necesario, para que tu fe se fortalezca.

Cómo actuar en fe – La siguiente lista contiene algunas cuantas sugerencias para ayudarte a mover de una fe pasiva a una fe activa. Recuerda que la fe se define como una acción que responde a lo que Dios ya ha dicho, por lo que la clave es hacer algo.

  1. Encuentra una escritura sobre la cual puedas pararte firme – La fe comienza cuando es conocida la voluntad de Dios. Tú no puedes creer que Dios hará algo que esté en contra las escrituras, por lo tanto, indaga en la Palabra de Dios para encontrar una escritura sobre la que puedas pararte y recibir aquello por lo que estás creyendo. Piensa de ti mismo como si fueras un abogado defendiendo un caso y utiliza la Biblia como tu libro de texto legal, para presentar tu caso.
  1. Encuentra un punto de contacto – La siguiente sugerencia es encontrar algo que puedas hacer para mover tu fe de la espera a la acción. Esto significa que tienes que escoger realizar algún tipo de acción, para obtener la respuesta de las promesas de Dios. Piensa constantemente que “cuando se me impongan manos, voy a recibir, o cuando termine de leer estas escrituras voy a recibir o cuando vaya a determinado lugar, voy a recibir”. Como creyentes, muchas veces somos quienes decidimos cómo vamos a recibir el poder de Dios. El poder de Dios siempre está disponible, somos nosotros los que debemos conectarnos con la fuente del poder.
  1. Fortalece tu fe mientras esperas – Es inevitable que mientras estás creyendo en Dios por algo, tenga que haber un tiempo de espera. A veces esa espera será más larga que otras veces. Muchas personas pierden su respuesta, porque no saben cómo mantener fuerte su fe mientras esperan. La manera de fortalecer tu fe mientras esperas, es recordar constantemente la promesa que Dios te ha dado. Mantén delante de tus ojos la promesa de Dios, de que obtendrás lo que estás creyendo y llénate de valor.
  1. Cuando recibas aquello que estuviste esperando, empieza a creer inmediatamente por algo más grande – Tu fe es como un músculo, por tanto debe ser ejercitada continuamente. En lo que se refiere al ejercicio físico, si una persona se ha entrenado constantemente para levantar 50 kilos, será muy fácil para él levantar 25 kilos. Lo mismo es verdad cuando una persona camina en fe, una vez que has tenido un gran logro personal, entonces busca algo más grande para creer, de esta forma, vas a desarrollar continuamente tu músculo de fe.

Conclusión – Nuestra fe sólo se expresa en las acciones que realizamos. Jesús no desea que nos sentemos a esperar que las cosas sucedan, sino que realicemos las acciones correspondientes.

HOJA DE TRABAJO

1)      Lee las siguientes escrituras y haz una lista de las diferentes cosas que nos dicen acerca de lo que significa actuar en fe.

  • Santiago 2:14-26
  • Colosenses 3:17
  • Gálatas 5:18 -23

2)      Observa la relación entre creer y actuar. Escribe a continuación, algunas cosas que las personas hacen que demuestran lo que realmente creen, al contrario de lo que piensan que creen. Explica tus respuestas.

3)      ¿Cuáles son las acciones exteriores visibles y mesurables que muestran que amamos a Cristo? Haz una lista corta de éstas cualidades y practícalas ésta semana. Trae tus observaciones la siguiente semana y prepárate para compartirlas en la iglesia.

Visión De La Iglesia Cristo Nación “El Año De Fe” – La Manera De Pensar De La Fe 17/12/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
1 comment so far

LA MANERA DE PENSAR DE LA FE

“La Fe Cree Lo Que Dios Cree”. 

 

Efesios 4:23

“Y renovaos en el espíritu de vuestra mente”.

Introducción: Uno de los desafíos más grandes que veo en los nuevos creyentes, es que ellos asumen que el proceso de ser nacido de nuevo es simplemente obra de Cristo. Lo que quiero decir es que muchas personas, cuando nacen de nuevo, reciben gratuitamente la gracia de Dios y su espíritu humano se convierte en una nueva persona. Pero ellos fallan al no avanzar en el proceso de redención. Sí, hemos sido redimidos al recibir a Cristo como nuestro Señor y Salvador y la salvación es un proceso hecho completamente por Dios, pero la santificación es una obra en proceso. A medida que seguimos la guía del Espíritu Santo y obedecemos Sus mandatos comenzamos a crucificar la carne, aprendemos a ser sensibles en nuestros espíritus y renovamos nuestra mente a la Palabra de Dios.

 

Siendo renovados en el espíritu de nuestra mente.- Efesios 4:23 nos muestra algo interesante que la Biblia nos ordena hacer.

Efesios 4:23

“Y renovaos en el espíritu de vuestra mente”.

Primero, en el versículo 22, Pablo nos exhorta a despojarnos del viejo hombre, con esto se refiere a nuestra vieja naturaleza, la que tuvimos antes de nacer de nuevo. Antes de haber nacido de nuevo, el hombre espiritual de nuestro interior, estaba muerto (Colosenses 2:13). Fuimos entrenados para responder de la manera en que el mundo se conduce, por eso antes de nacer de nuevo, teníamos una vieja manera de vivir y creíamos de cierta manera. Muchos fallan cuando piensan que simplemente porque su espíritu ha sido renovado, su mente ha sido renovada también. La mente no se renueva al nacer de nuevo, pero recibimos el potencial para creer correctamente, sin embargo, a menos que ejercitemos el músculo de la fe, no creeremos correctamente.

Unas cuantas cosas acerca del creer: Miremos algunas claves sobre creer de la manera que Dios cree.

  • Hay una diferencia entre pensar y creer – 2 Timoteo 1:12. Puede que ésta declaración te sorprenda, pero hay una diferencia entre lo que uno piensa y lo que cree. El pensar es la actividad mental que tiene lugar en el cerebro y creer es una decisión que tomamos y que define quién somos.

2 Timoteo 1:12

“Porque yo sé a quién he creído”.

Por ejemplo, puedo sentir que no soy salvo, pero creo que lo soy, porque he tomado una decisión consciente basada en las verdades de la Palabra de Dios. El pensar a menudo sucede por accidente, pero el creer es resultado de una decisión. La Biblia nos enseña que tenemos que creer en lo que Dios cree.

  • La manera de creer que tiene el mundo está basada en el miedo y el sistema de creer de Dios está basado sobre la fe en la Palabra de Dios – Marcos 5:36. Todos los días hay personas viviendo sus vidas cotidianas conducidas por el miedo. Ellos abren y cierran cuentas bancarias debido al miedo de perder su dinero. Ellos no viajan por miedo a los accidentes. Ellos no comen cierto tipo de comidas por miedo a enfermarse. El mundo es conducido por el miedo.

Marcos 5:36

“No temas, cree solamente” 

Juan 14:1

“No se turbe vuestro corazón”.

El reino de Dios es muy diferente al sistema de este mundo, de hecho, se nos ha ordenado no temer, sino tener fe en lo que Dios ya ha hecho y dicho. La definición bíblica de creer, es decidir no tener miedo, basados en la seguridad de que Dios hará lo que dijo que haría.

  • El sistema de Dios está basado sobre esperanza, mientras que el sistema del mundo está basado sobre el miedo. El miedo produce la misma cosa que la fe, pero en la dirección contraria. Tanto el miedo como la fe traen cosas a existencia, que en ese momento no existían.

2 Timoteo 1:7

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de temor…”

Una persona tiene miedo de un accidente automovilístico; ese miedo trae a su vida, lo mismo que temía. Una persona cree que el favor de Dios está sobre él en una situación en particular; esa persona recibirá lo que estaba creyendo.

  • La mayoría de los cristianos desean que Dios haga algo, pero en realidad ellos no están operando en esperanza. La definición bíblica de esperanza es muy diferente a lo que las personas creen que es la esperanza. Esperanza es definida como “una sincera expectativa en el favor y la bondad de Dios”. En otras palabras, la esperanza cree que Dios hará algo. La diferencia es que la mayoría de los cristianos simplemente están deseando y pensando, en lugar de tener esperanza. Desear es lanzar una oración sin tener la expectativa de que Dios la responda. El pensamiento es: “déjame intentar esto y veamos si da resultado. Si no resulta, supongo que puedo intentar otra cosa”.

Hebreos 4:16

“Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”.

Por otro lado, una oración hecha con fe y con la definición bíblica de esperanza, es aquella que no ignora las promesas de Dios. Si tienes un entendimiento de lo que Dios hará y te ha prometido que lo hará, entonces tienes la confianza de acercarte al trono de la gracia y recibir lo que necesitas. La esperanza conoce las cosas que Dios hará y las que no hará, porque están reveladas enla Biblia.

¿Cómo creemos de la misma manera que Dios cree? A continuación hay algunas cosas que puedes aplicar en tu vida para pensar como Dios piensa:

1)      Consigue la misma información que Dios tiene sobre el futuro (Jeremías 29:11) – Una fe comprometida es una fe que tiene por delante las promesas de Dios. Dios ha introducido información en Su Palabra, sobre el resultado final de determinadas situaciones, que muchas veces como seres humanos, no podemos ver.

Jeremías 29:11

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”.

La única manera por la que conocemos el resultado de una situación, es investigando en la Palabra de Dios. Muchas veces no sabemos cómo obrará Dios, pero sabemos que lo hará. Dios siempre hace lo que ha prometido en Su Palabra.

2)      Ten más fe en la cosas que no puedes ver, que en las cosas que puedes ver (2 Corintios 5:7) – Una de las cosas más básicas con la que Dios ha bendecido a los creyentes, es la habilidad de tener fe en las cosas que no se pueden ver.

2 Corintios 5:7

“Porque por fe andamos, no por vista”.

                La mayor parte del caminar en fe, está basado en una realidad diferente al mundo físico que podemos ver. La fe llama a las cosas que no son como si fuesen y la fe puede ver las cosas                que no existen en este mundo.

3)      Actúa antes de que tengas la oportunidad de dudar (Romanos 4:18) – Muchas personas esperan a estar cien por ciento seguros, antes de entrar en acción. La fe hace exactamente lo contrario.

Romanos 4:18

“El creyó en esperanza contra esperanza,  para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia”.

                La fe toma pasos para llegar a la posición para estar completamente seguro y convencido.

4)      Pon el sello de tu decisión testificando, antes de ver la manifestación física – Una persona sólo da testimonio de algo, cuando obtiene la cosa por la que estaba creyendo.

Romanos 4:20

“Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios”.

La Biblia nos desafía a que como creyentes demos gracias a Dios por las cosas por las que estamos creyendo, antes de tener la manifestación física.

Conclusión: Ahora que somos nacidos de nuevo, se necesita de manera absoluta que todo creyente renueve su mente a la manera en la que Dios cree. Dios cree que cuando Él dice algo o da Su palabra, ésta se cumple. Como creyentes necesitamos creer de la misma manera.

HOJA DE TRABAJO 

1)      Dios nos ha dado la capacidad de crear nuestros propios pensamientos, sin embargo, para usar ese potencial debemos ser pro activos y no reactivos. En otras palabras debemos hacer el esfuerzo para programar lo que creemos, con la Palabra de Dios. Estudia las siguientes escrituras y escribe lo que nos muestran acerca de escoger en qué creemos.

  • Efesios 4:3
  • 2 Timoteo 1:12
  • Marcos 4:36
  • Juan 14:1
  • Jeremías 29:11

2)      Escribe cuáles son las cosas que has encontrado en la forma de pensar de la sociedad, que están en contra de lo que la Biblia nos enseña de las siguientes áreas:

  • Justicia (qué es correcto y qué es incorrecto)
  • Venganza
  • Prioridades
  • Amor

3)      Esta semana, escribe las creencias de la sociedad en general, que son diferentes de las creencias que tenemos nosotros como cristianos. Prepárate para compartir tus observaciones la siguiente semana en la iglesia.

Defining Moments: “Is Training Christian Leaders Worth it?” 10/12/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
1 comment so far

One of the questions people often ask me is why I train Christian leaders. I have a hard time answering. I guess the best answer is that it is one of the core values of our ministry. Much of what we do comes back to training leaders.

ImageOne of the best stories I can give fuels my fire, personally. Four years ago we started hosting The Willow Creek Global Leadership Summit, which is a two day event of intense leadership training. I must say, it is one of the most exhausting things we do. It involves six months of very hard work. I remember feeling completely drained during the first event and I made the decision that the following year we would not do it again.

Image

At the end of the last session one of the pastors came up to thank me. He began to share that he rode 12 hours on a bus from an extremely remote region in Bolivia in order to attend the event. As I began to mentally chart the course in my mind I realized that he had crossed some of the roughest and most dangerous parts of Bolivia to reach the conference. Then he asked a question that has been a defining moment for me. “Pastor, is there any way that you can help us train the leaders in our region? No one ever comes.” As I looked in the eyes of that pastor and saw his heart to bring leadership principals to his region I realized that what we do is so much bigger than ourselves. It helps people impacts lives for Christ. For that reason we have, and will do, whatever we can as a ministry to help others.


Visión De La Iglesia Cristo Nación “El Año De Fe” – La Palabra De Fe 10/12/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
add a comment

LA PALABRA DE FE

“La Fe Habla Lo Que La Palabra De Dios Dice”

Romanos 10:8

“Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos.”

Introducción: A menudo suelo decir que una de las verdaderas señales de un cristiano maduro es que sus palabras son consistentes con sus acciones. En otras palabras, hay una integridad entre sus palabras y sus acciones. Si realmente creemos en Dios entonces nosotros diremos lo que Su palabra dice.

Romanos 10:6

“Pero la justicia que es por la fe dice…”

Nuestras palabras están diseñadas para crear cosas: Dios ha diseñado nuestras palabras para que sean capaces de crear cosas. Nosotros creamos nuestro futuro, y también lo destruimos por las palabras que salen de nuestras bocas. En ésta lección yo quiero explorar el poder creativo de nuestras palabras y ver también que lo que Dios creó lo hizo con ese mismo poder creativo.

Nuestras palabras son contenedores: Me gustaría comenzar diciendo que nuestras palabras fueron creadas para ser contenedores. Un contenedor es algo que usamos para guardar cosas adentro. Nosotros podemos guardar cosas grandes, basado en cuán grandes sean nuestros contenedores y podemos guardar cosas más pequeñas, basado en el tamaño de nuestros contenedores. Podemos afirmar que nuestras palabras son contendores, apoyándonos en las siguientes razones:

Mateo 12:34

“…Porque de la abundancia del corazón habla la boca.” 

Mateo 12:35-37

35El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. 36Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. 37Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.”

El principio de Mateo 12:35-37. Si nosotros observamos Mateo 12:35-37, podemos ver que aquí hay algunos principios interesantes que la Palabra de Dios nos enseña acerca de nuestras palabras.

1)      Nuestras palabras revelan las cosas que están en nuestros corazones – La primera cosa que quisiera enfatizar es que este pasaje dela Escritura nos muestra que nuestras palabras revelan lo que realmente está en nuestros corazones. Muchas veces nosotros pensamos que creemos algo, pero cuando estamos bajo presión que es aplicada a nuestras vidas, esa presión revela lo que verdaderamente está en nuestros corazones. Usualmente aquí es donde el verdadero yo, es revelado a través de nuestras palabras.

Proverbios 18:4

“Aguas profundas son las palabras de la boca del hombre;

Y arroyo que rebosa, la fuente de la sabiduría.”

2)      Nuestras palabras son la manifestación de aquello que permitimos que ingrese a través de las puertas de nuestros ojos y nuestros oídos. Uno de los factores que mucha gente olvida cuando se trata de ver el poder de nuestras palabras, es que existe una progresión natural entre lo que decimos, lo que vemos y lo que escuchamos continuamente. Me gusta verlo de esta manera, aquello que vemos y escuchamos son semillas que nosotros plantamos en nuestro espíritu. Debido a que son semillas, nosotros no vemos el fruto sino hasta tiempo después, pero tendremos una cosecha de aquello que continuamente permitimos que entre a través de las puertas de nuestros ojos y oídos. Puede ser que no se manifieste de inmediato, pero lo hará.

Mateo 15:11

“No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.”

3)      Nosotros desarrollamos lo que somos, al decir cosas de manera continua. Todos los humanos alimentan o destruyen su propia imagen, por medio de las palabras que dicen continuamente sobre ellos mismos. Si tú dices continuamente algo sobre tu carácter, al final creerás lo que dices y estarás profetizando sobre ti mismo, para llegar a ser esa persona.

Marcos 11:23

“…lo que diga le será hecho.”

Profetizando sobre tu futuro: Como creyentes, nosotros necesitamos adoptar la disciplina de confesar éxito sobre nuestras vidas en vez de fracaso. Pocos años atrás yo escuché una enseñanza enfocada en este asunto y comencé a cambiar aquello que continuamente estaba confesando sobre mi vida.

“Es posible decir nuevas palabras, de una nueva manera y vivir en un nuevo mundo.” Brian Zahnd

Claves para comenzar a usar el poder de tus palabras y activar la fe en tu vida. La clave es comenzar a usar activa y agresivamente las Escrituras para llegar a ser la persona que Dios quiere que seas, esto lo haces confesando la Palabra de Dios sobre tu vida. Recuerda que tú dibujas la imagen de tu futuro exitoso o de tu fracaso, por las palabras que salen de tu boca.

  • Confiesa la Palabra de Dios sobre tu vida y no solamente cosas buenas. Nosotros debemos recordar que la Palabra de Fe es la que nos hace libres y no simplemente las cosas positivas que podamos confesar. Es posible tener una confesión positiva, sin realmente estar confesando la Palabra de Dios. La meta no es decir simplemente cosas positivas; sino cambiar tu vocabulario a la Palabra de Dios.
  • Busca en la Palabra de Dios escrituras que revelen quién eres tú y lo que quieres ser y entonces comienza a confesarlas. La Biblia dice que la Palabra de Dios es como un espejo al cual una persona viene para ver quién es realmente.

Santiago 1:23 – 25

23Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 24Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 25Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.”

Nosotros no somos pecadores tratando de ser la justicia de Dios, sino que ya somos la justicia de Dios, porque la Palabra lo dice. Ahora es nuestra tarea cambiarnos a nosotros mismos, para llegar a ser una representación exacta de lo que realmente somos. Yo soy lo que la Palabra de Dios dice que soy y puedo hacer lo que la Palabra de Dios dice que puedo hacer.

  • Obtén un libro de declaraciones de fe.  Una de las maneras en las que tú puedes adquirir un nuevo vocabulario, es comenzar algo que podrías llamar “libro de declaraciones de fe”. Un libro de declaraciones de fe, es un cuaderno que tienes mientras lees la Biblia. Cuando te encuentres con alguna escritura escribe esa escritura en tu cuaderno en forma de confesión, por ejemplo 1 Corintios 2:16 dice que “tenemos la mente de Cristo”. Tú podrías tomar este pasaje de la escritura y hacer del mismo una confesión personal diciendo: “Basado en 1 Corintios 2:16. yo tengo la mente de Cristo”, de esta manera tú comenzarás a confesar sobre tu vida aquello que tienes en tu libro personalizado de declaraciones.
  • Comienza a tener una sesión de confesión diaria. Cada vez que me encuentro con gente que toma seriamente su crecimiento espiritual veo que tienen una actividad llamada ‘sesión de confesión’. Una sesión de confesión es un tiempo diario en el que abres tu libro de declaraciones de fe y comienzas a confesar la Palabra sobre tu vida. Cada vez que  tienes tu tiempo de confesión, comienzas a cambiar tu forma de pensar, de modo que te conviertes en la persona que estás declarando que eres.

Conclusión: La Biblia nos hace notar que la respuesta está cerca de nosotros, en nuestra boca y en nuestro corazón (Romanos 10:8). Es la Palabra de Fe que confesamos la que trae la victoria a nuestras vidas. Aquellos que han aprendido esta disciplina y la practican diariamente, tienen más victoria en sus vidas. Comienza a usar esta disciplina de confesar la Palabra de Dios sobre tu vida y no simplemente confesar cosas buenas, busca en la Palabra de Dios escrituras que revelen quién eres tú y lo que quieres llegar a ser y empieza a confesarlas, haz un libro de declaraciones de fe y comienza a tener una sesión diaria de confesión y comenzarás a ver que la Palabra de Dios cambia tu vida.

HOJA DE TRABAJO 

1)      Nombra tres cosas que tienes la seguridad de que Dios está diciendo sobre tu futuro. Escribe además por qué estás seguro de que Dios piensa de esa manera.

2)      Piensa en tres cosas que Dios dice sobre tu futuro, que son diferentes a lo que tú dices sobre tu futuro. Escríbelas a continuación y también escribe algunos ajustes que puedes hacer para hablar de tu futuro, de la misma manera en que Dios habla.

3)      Esta semana coloca una liga en tu muñeca y cada vez que digas algo que no es de fe, tira de la liga y suéltala sobre ella. Anota cada situación, para conocer cuáles son los momentos en que eres más vulnerable a hablar cosas que no son de fe. Prepárate para compartir tus descubrimientos la siguiente semana en la iglesia. 

Visión De La Iglesia Cristo Nación “El Año De Fe” – El Ojo De La Fe 03/12/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
add a comment

EL OJO DE LA FE

“La Fe Ve Lo Que Dios Ve”

2 Corinitos 5:7 “Porque por fe andamos, no por vista”.

Introducción: La primera característica de la clase de fe que Dios tiene, es que ésta fe ve lo que Dios ve. El sistema del mundo ha sido diseñado para llamar y retener nuestra atención, alejando nuestro enfoque de las cosas de Dios. Con esto en mente, debemos permanecer enfocados y mantener nuestros ojos en las cosas que Dios dice.

Caminando en fe y no por vista. En 2 Corintios 5:7 vemos que Pablo está hablando de la importancia de nuestro enfoque.

2 Corintios 5:7

“Porque por fe andamos, no por vista”.

En este versículo vemos que Pablo nos alienta a caminar por fe y no por vista. Si caminamos por vista nunca viviremos la vida de fe. Si caminamos por fe podremos ver lo que Dios ve y entrar a una nueva vida de fe. El creyente ha sido ordenado a caminar por fe.

El contraste en el que vivimos: Como cristianos nacidos de nuevo, somos una raza extraña. Vivimos en un mundo caído pero somos criaturas con una naturaleza celestial. El sistema en el que vivimos es gobernado por nuestros cinco sentidos (lo que podemos ver, tocar, probar, oler y escuchar). La persona que vive creyendo que el universo físico es el único universo que existe, está atrapada en la realidad de sus cinco sentidos. Si ellos lo pueden ver, tocar, probar, oler o escuchar, entonces creen, por lo tanto, ellos creen en algo luego de su manifestación física. Dios quiere que esto sea diferente para el creyente. Él espera que el creyente tenga más fe en las cosas que no puede ver que en las cosas que puede ver. Para el creyente nacido de nuevo no hay solamente una dimensión física gobernada por los cinco sentidos, sino que hay también una sexta dimensión llamada la dimensión de la fe. En ésta dimensión una persona ve lo que Dios ve y tiene más fe en lo no visto, que en lo visto.

Algunas cosas sobre el universo físico: A continuación hay una lista de algunas de mis observaciones respecto al universo físico.

  • El universo físico cambia, pero las cosas de Dios nunca cambian. Aquel que sólo tiene fe en lo que puede ver con sus cinco sentidos, siempre tendrá problemas cuando llega el momento de creer en Dios. Él tendrá también una vida inestable debido a que las circunstancias físicas siempre cambian. Por otro lado, la Palabra de Dios es siempre la misma.

Mateo 24:35

“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.

  • Los hechos cambian, pero la verdad es constante. Lo que muchas personas no se dan cuenta es que hay una diferencia entre la verdad y el hecho. El universo físico está construido sobre hechos y el reino de Dios está construido sobre la verdad. Es importante saber que un hecho está en un proceso de cambio constante. Por ejemplo, puede que el que hoy esté lloviendo sea un hecho, pero puede que mañana el caso no sea el mismo. Por el otro lado, la verdad no cambia, un ejemplo de esto es que Jesús es el único camino al Padre, esto nunca cambiara. La verdad está por encima de los hechos. Jesús vino para que conozcamos la verdad.

Juan 8:32

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”

  • Muchas veces para creer en Dios tenemos que negar las señales físicas de una situación. Un día tendrás un conflicto entre lo que tus circunstancias físicas dicen y lo que la Palabra de Dios dice, es en ese momento que tendrás que tomar una decisión respecto a dónde se enfocarán tus ojos. Es importante que te des cuenta que no estamos negando las circunstancias físicas, ellas son reales y existen. Lo que estamos haciendo es escoger no enfocarnos en ellas o mirarlas, sino enfocarnos en la realidad de lo que la Palabra de Dios dice. Si nos enfocamos en las circunstancias, ellas nunca van a cambiar, pero si nos enfocamos en la verdad de la Palabra de Dios, estamos aplicando el agente de cambio.

2 Corintios 4:18

“No mirando nosotros las cosas que se ven,  sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”.

Ejemplos del ojo de la fe.- El término que estamos utilizando para ésta lección es el ‘ojo de la fe’. Utilizo este término porque quiero dibujar una imagen de la importancia de dónde colocamos nuestra vista. Hay un lugar en el cual el creyente puede estar tan enfocado, que de hecho ve lo que Dios ve.

  • Mateo 8:8. “solamente di la palabra, y mi criado sanará”. En este pasaje de las Escrituras vemos al centurión creyendo únicamente en la Palabra de Dios, sin la necesidad de ver una manifestación física. Él simplemente creyó y después vio los resultados del haber creído.
  • Mateo 9:21  “Porque decía dentro de sí: Si tocare solamente su manto, seré salva”. En este pasaje, la mujer se vio a sí misma siendo sanada, incluso antes de haber tocado a Jesús. Ella vio la manifestación de la sanidad de su cuerpo por fe antes de que esa manifestación física tenga lugar.
  • Hebreos 11:10 “Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios”. Abraham salió a un viaje de toda la vida en obediencia a la Palabra de Dios. Él tenía una imagen dentro de sí, de algo que Dios le había mostrado y salió a buscar ese lugar guiado por el ojo de la fe.

Cómo mirar por el ojo de la fe.- Debemos tener en mente que el ver por el ojo de la fe, es ver la situación en la que estás, desde el ventajoso punto de vista de Dios. La única manera en la que puedes hacerlo es buscando en la Palabra de Dios, lo que Dios dice respecto a tu situación. La fe comienza donde es conocida la voluntad de Dios, entonces, si tú no conoces la voluntad de Dios, no puedes tener fe.

1)      Encuentra lo que la Palabra de Dios dice acerca de tu situación – Salmo 119:72. La Palabra escrita de Dios tiene la respuesta a cada situación que vas a enfrentar en la vida. El único problema es que esas respuestas no necesariamente van a saltar a la vista, mientras abresla Biblia.

Salmo 119:72

Mejor me es la ley de tu boca que millares de oro y plata.

        Vas a tener que buscar profundamente, como una persona en busca de un tesoro, para encontrar la visión de Dios para tu situación. Usa tu situación como un agente motivador para buscar respuestas en la Palabra de Dios.

2)      Comienza a llenar tus ojos con la realidad de lo que Dios dice, y no con lo que dicen las circunstancias. –Tú gravitas alrededor de lo que tu enfoque ve. Si te enfocas en las circunstancias, gravitas alrededor de esas circunstancias. Si te enfocas en la Palabra de Dios, entonces gravitarás alrededor de las promesas de la Palabra de Dios. Cambia tu enfoque a las mismas cosas en las que Dios se enfoca.

Hebreos 12:2

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,  menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”.

3)      Mantén tu enfoque cuando la situación grite para llamar tu atención – Lo interesante acerca de las situaciones que enfrentamos, es que todas ellas tienen una voz. Si escuchamos su voz, nuestra fe naufragará. Por otro lado, si mantenemos nuestro enfoque en lo que Dios dice, llegaremos al lugar que estábamos buscando: el lugar de la fe constante.

Gálatas 3:3

“¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?”

Conclusión: Todos estamos en el proceso de aprender a vivir por fe. Cuando enfocamos nuestra vista es importante saber en qué realidad estamos viviendo. Si podemos desarrollar el ojo de la fe en las cosas que hacemos, tenemos mayores posibilidades de vivir en la realidad que la Biblia nos muestra.

HOJA DE TRABAJO 

1)      Nombra tres obstáculos de tu vida que están limitando tu habilidad para ver el futuro de esperanza que Dios tiene para ti.

2)      ¿Qué ajustes puedes hacer para poder vencer los obstáculos y ver las cosas como Dios las ve?

3)      Toma las siguientes escrituras y escribe una oración con ellas, para tus proyectos de fe del 2011. Cuando termines de escribirla haz de ella una confesión de fe, te ayudará a ver más claramente el futuro de esperanza que Dios tiene para ti. Tráelo a la iglesia la siguiente semana y prepárate para compartirla con otros.

a)      2 Cor. 5:7

b)      Mateo 24:35

c)       Juan 8:32

d)      2 Cor. 4:18

e)      Hebreos 12:2

Entendiendo Nuestra Posición Como Hijos de Dios – Dos Posiciones Que El Creyente Ocupa – Parte 2 26/11/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
2 comments

DOS POSICIONES QUE EL CREYENTE OCUPA – PARTE 2

 

Frase clave: “Encontrar quiénes somos es el primer paso para encontrar lo que debemos hacer y lo que podemos hacer”.

Escritura clave: Romanos 8:17 “Y si hijos, también herederos, herederos de Dios y coherederos con Cristo”.

Propuesta: Entender las dos posiciones en las que el creyente está, debido a Jesús.

Objetivo: Como creyentes, es importante que entendamos quiénes somos en Cristo Jesús y la posición que ocupamos como miembros de su cuerpo. Por último, el plan de Dios es que entendamos quiénes somos en Cristo Jesús y vivamos en esa posición, aquí en la tierra.

Introducción: Es importante entender quiénes somos en Cristo. Para vivir el llamado que Dios tiene para usted, como creyente, necesita tener un concepto propio y saludable acerca de su posición en Cristo.

Coherederos con Cristo

La segunda posición que debemos ocupar, como creyentes, es la de coherederos con Cristo. Romanos 8:17 dice que somos coherederos con Cristo. No sólo hemos recibido el ser justos ante Dios, sino que, también se nos ha dado una herencia. Coherederos significa que, como creyentes, tenemos una herencia a través del Señor Jesucristo, aquí en la tierra. Como criaturas del Altísimo, Él nos ha dejado promesas y, cada una de esas promesas, representa una herencia para la vida de cada creyente.

Nuestra posición como seres salvos

Romanos 10:9-10 “si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”.

 

  • La palabra “salvo” en esta escritura viene del Griego Sodzo. Significa más que sólo el derecho de ir al cielo. 
  • Significa que nada falta, nada está quebrantado, está íntegro.
  • Cuando una persona está experimentando enfermedad física en su cuerpo, hay algo que falta en su vida.  Le falta buena salud.
  • Cuando una persona está muy endeudada, significa que su habilidad para pagar por sus responsabilidades diarias está quebrantada.

Cuando recibimos a Jesús, no sólo recibimos el derecho de ir al cielo, sino que también recibimos sanidad divina, prosperidad divina, liberación de ataduras, una esperanza para nuestro futuro, dirección del Espíritu Santo, la posición de ser hijos de Dios. Todo lo que Dios tiene para nosotros, en este mundo o en el cielo, está disponible para nosotros, cuando recibimos a Jesús como nuestro Señor y Salvador. Recibimos el paquete completo de las bendiciones de Dios. La posición que ahora ocupamos es la posición de ser coherederos con Jesús. Ser un coheredero significa que hay dos herederos. Cada heredero tiene igualdad de propiedad de algo. Eso significa que, como creyentes, tenemos una nueva posición en Cristo, como dueños y no como esclavos. Todas las cosas, en el cielo y en la tierra, han sido dadas a Jesús (1 Corintios 15:27) y como coherederos con Cristo, todas las cosas también nos pertenecen. Dios no tiene hijos especiales y otros que no le gustan.  A todos se les ha dado la autoridad para vivir en victoria absoluta, como la Biblia promete.

Un ejemplo: Si usted tuviera un hermano y sus padres, al morir, les hubieran dejado un terreno grande en el campo y les hubieran nombrado coherederos del terreno, eso significaría que su hermano y usted tienen todos los derechos y privilegios de esa herencia.  Los dos tienen el mismo derecho de ser propietarios del terreno. Bueno, lo mismo es cierto acerca de nuestra posición en Cristo.  Antes de ser salvos, teníamos la herencia de la muerte. Ahora, después de que hemos recibido a Jesús como nuestro Señor y Salvador, hemos recibido la promesa de una gran riqueza (2 Pedro 1:4, 2 Corintios 1:20). Jesús vino y, con su muerte, sepultura y resurrección, nos trajo todo lo que Dios tiene para ofrecer. Y con ese gran sacrificio, somos libres de cargas y ataduras y estamos habilitados para ser coherederos con Cristo.

Nuestra imagen mental de Jesús

Es importante que tengamos la imagen mental correcta de nuestra posición, así como tenemos la correcta imagen mental de Jesús. Como hijos de Dios, en el Nuevo Testamento, vemos a Jesús como el único hijo de Dios. Esa es una imagen adecuada de Él en los libros de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.  Pero, cuando nos vamos al libro de los Hechos y las Epístolas, vemos cambiar el titulo de Jesús. Él pasa de ser el único hijo de Dios a ser el primero entre muchos hermanos. ¿Por qué vemos ese cambio?  Porque después de la resurrección, Jesús ya no es el único hijo de Dios, sino el primogénito (Romanos 8:29). Cuando aceptamos a Cristo, nos hicimos hijos de Dios, con todos los derechos y privilegios. No podemos ser hijos de Dios y no aceptar las cosas que vienen junto con ello.  Ser un hijo también significa entrar en una heredad.  Por tanto, la manera en la que nos vemos a nosotros mismos tiene que cambiar, para estar en acuerdo con lo que la Palabra de Dios dice. Si no podemos ver a Jesús viviendo en enfermedad, entonces no deberíamos vernos viviendo en enfermedad. Si no podemos ver a Jesús luchando con la pobreza, entonces, tampoco no deberíamos vernos a nosotros luchando. Dios ha provisto la posición de ser coherederos con Jesús y no deberíamos conformarnos con menos de lo que la Biblia dice.

No podemos ganarnos la posición de ser coheredero

También es importante que nos demos cuenta que no podemos ganarnos la posición de ser coherederos con Cristo. Hemos heredado nuestra posición de coherederos porque somos hijos del Altísimo y no por otra razón. Jesús pagó por ello, es por eso que no importa lo que hagamos para ganarnos esta posición. La salvación es un regalo gratuito (Romanos 5:15-16). Todo lo que podemos hacer, como creyentes, es aceptar el regalo que Dios nos ha dado y hacer todo de nuestra parte para caminar en esa realidad.

Preguntas de Aplicación 

1)    Explique el concepto de ser coherederos

2)    Explique el significado de la palabra salvo, como lo encontramos en Romanos 10:8-10

3)    A continuación, nombre tres cosas que usted puede hacer y cómo las aplicará, dentro de la siguiente semana, para ayudarle a cambiar su imagen mental propia, como se ha mencionado en el texto. Esté preparado para discutirlas la siguiente semana.

Entendiendo Nuestra Posición Como Hijos de Dios – Dos Posiciones Que El Creyente Ocupa – Parte 1 19/11/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
1 comment so far

DOS POSICIONES QUE EL CREYENTE OCUPA – PARTE 1

Frase clave: “Dios ha hecho todo lo que podía para ayudarnos a ser totalmente victoriosos en cada área de la vida”.

Escritura clave: Romanos 8:17 “Y sí hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con Él, para que juntamente con Él seamos glorificados”.

Propuesta: Entender las dos posiciones en las que el creyente está, debido a Jesús.

Objetivo: Como creyentes, es importante que entendamos quiénes somos en Cristo Jesús y la posición que ocupamos como miembros del Cuerpo de Cristo.  Por último, el plan de Dios es que entendamos quiénes somos en Cristo Jesús y vivamos en esa posición, aquí en la tierra.

Introducción: El plan de Dios no es que nos enfermemos y tengamos que recibir sanidad todo el tiempo.  El plan de Dios, para el creyente, es que encuentre lo que la Palabra de Dios dice acerca de sus situaciones, hacer lo que dice y vivir en sanidad divina todo el tiempo. No es que vayamos de sueldo en sueldo, creyendo en Él por un milagro todo el tiempo. Su plan es que nosotros encontremos lo que la Palabra de Dios dice acerca de la situación, hacer lo que dice y vivir en prosperidad divina todo el tiempo.  El plan de Dios para nosotros es que vivamos en la totalidad de lo que la Biblia promete. Cuando digo la totalidad, quiero decir todas las promesas que la Palabra de Dios tiene. Todo lo que la Biblia promete que Dios quiere que tengamos (Mateo 7:11).

Debemos entender quiénes somos en Cristo

Muchos cristianos pasan mucho tiempo estudiando quién es Dios y fallan en aprender quiénes son  en Cristo Jesús. Dios ha creado a todo creyente con un plan para su vida y lograrlo es completar ese propósito dado por Dios (Efesios 1:18). Como creyentes, debemos entender quiénes somos en Cristo, qué tenemos en Él y poner en práctica las cosas que vemos en su Palabra.

Qué puso Dios a nuestra disposición

La fuente para descubrir quiénes somos en Cristo Jesús es la Palabra de Dios.  Ella está llena de ejemplos de quiénes somos en Él. Estudiar la Palabra de Dios, buscando quiénes somos en Cristo Jesús, nos permite transformar nuestras mentes y volvernos en la persona que dice la Biblia que somos.

Ejemplo: Romanos 8:14-17 En estos versos descubrimos lo que la Palabra de Dios revela sobre quiénes somos en Cristo Jesús.

Romanos 8:14-17 nos muestra un número de cosas acerca del creyente:

  • Hijos de Dios (v. 14)
  • No somos esclavos de Dios (v.15)
  • Dios es nuestro Padre (v. 15)
  • Somos criaturas de Dios (v. 16 – Dios lo dice dos veces).
  • Somos herederos de Dios. (v. 17 – lo que significa que tenemos todo lo que Dios tiene).
  • Coherederos con Cristo (v. 17 – significa que somos dueños, junto con Cristo, de todo lo Él que tiene y posee).

Dos posiciones que el creyente ocupa

Para poder entender, verdaderamente, quiénes somos en Cristo Jesús, la Biblia revela las dos posiciones que tenemos. Nuestra labor, como creyentes, es renovar nuestras mentes a estas dos posiciones, hasta que sean activadas en nuestras vidas. En esta lección, conoceremos la primera posición que tenemos en Cristo.

Somos justos antes Dios

La primera posición que la Biblia nos revela es que somos justos ante Dios. Debido al sacrificio que Jesús hizo por nosotros, no estamos en la posición de un pecador, sino que, ahora estamos en la posición de ser justos ante Dios. Ser justos ante Dios significa que Dios nos ve en una forma nueva. Ya que somos creyentes nacidos de nuevo, somos hijos de Dios y estamos sin pecado.

La definición de ser justos esLa habilidad de estar ante Dios en una condición sin pecado.”  Significa que Dios nos ve como si nunca hubiésemos pecado. Dios ni siquiera recuerda nuestro estado pecaminoso antes de ser salvos. Hemos sido perdonados y Dios no nos ve como pecadores, sino como sus hijos. 2 Corintios 5:17 “Si alguno está en Cristo nueva criatura es.” La palabra “nueva criatura” significa “un nuevo tipo de ser”.  Quienquiera que reciba a Jesús se vuelve en una nueva persona, con una nueva naturaleza y un nuevo espíritu.

Antes  que fuéramos salvos nuestras vidas estaban gobernadas por las leyes del pecado y de la muerte (Romanos 8:2).

  • Antes de haber escuchado acerca de Jesús, éramos esclavos del pecado, imposibilitados para vivir según los requisitos de justicia de Dios (Romanos 3:23).
  • El resultado fue que teníamos una deuda con el pecado que sólo podía ser pagada con la muerte (Romanos 6:23).
  • El pecado entró al mundo a través del pecado del ancestro del hombre, Adán, por tanto, todo hombre nacido fue un esclavo del pecado (Romanos 5:12).
  • Dios, viendo y entendiendo nuestro problema con el pecado, envió a Su Hijo Jesús para pagar el precio del pecado por nuestras vidas y para todos los que crean en Él (Romanos 5:8).
  • El resultado es que todos los que confiesan a Jesús como Señor y creen en su resurrección, serán librados del pecado (Romanos 10:9-10).

El requisito de justicia de la ley está pagado

Como resultado de que el requisito de justicia  ha sido pagado, tenemos el derecho de ir al cielo. También tenemos la confianza de que podemos entrar en la presencia de Dios, sin ser condenados o avergonzados para recibir aquellas cosas que necesitamos (Hebreos 10:19-23; 4:12-16).

Dios escucha nuestras oraciones, como si Jesús estuviera orando

Después de aceptar el sacrificio que hizo Jesús por nuestros pecados, nos trasladamos de una posición de pecado y de estar lejos de Dios, a ser justos ante Dios.  Ahora, se nos considera criaturas de Dios y, cuando oramos, atraemos la atención de Dios, así como Jesús obtiene la atención de Dios (Juan 16:23-28).

Conclusión

Para entender completamente quiénes somos en Cristo Jesús, debemos entender que la primera posición que ocupamos como creyentes es que somos justos ante Dios. Dios no está enojado con nosotros o castigándonos. Él nos ha perdonado y nos ha colocado en la posición de ser justos ante Él.

Preguntas de Aplicación 

1)    ¿Cuál es el plan final de Dios para el  creyente?

2)    Explique en sus propias palabras en qué manera Romanos 8:14-17 nos muestra la importancia de nuestra posición en el Reino de Dios.

3)    A continuación, explique brevemente la primera posición que el creyente ocupa, como resultado de la muerte, entierro y resurrección de Jesús.

a) ______________________

4)    Lea las siguientes escrituras y escriba una descripción breve de lo que dice acerca de nuestra posición en Cristo.

a) 2 Corintios 5:17-21

b) Efesios 2:12-13

c) Efesios 2:1-10

Entendiendo Nuestra Posición Como Hijos de Dios – Una Prescripción Bíblica De Un Estudio Bíblico 12/11/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
add a comment

UNA PRESCRIPCIÓN DE ESTUDIO BÍBLICO

 

Frase clave:   “La fe habla la Palabra de Dios y sólo la Palabra de Dios”.

Escritura clave: Proverbios 4:21 “Hijo mío atiende a mis dichos”.

Propuesta: Estudie las Escrituras buscando versículos que digan quiénes somos en Cristo.

Objetivo: Como creyentes, necesitamos estudiar las Escrituras, buscando versículos que digan quiénes somos en Cristo Jesús.

Introducción: En el Nuevo Testamento, especialmente en las Epístolas, hay más ejemplos de quiénes somos en Cristo, quién es Dios. Al leer las verdades del Nuevo Testamento, llegamos al entendimiento de quiénes somos en Cristo. La Biblia es un libro que nos revela a nosotros mismos. Romanos 8:16 nos muestra que el Espíritu Santo da testimonio que somos hijos de Dios. El Espíritu Santo nos recuerda quiénes somos en Cristo, a través de la Palabra de  Dios.

Buscar en las Escrituras: Deberíamos buscar, en las escrituras, versículos que nos digan quiénes somos en Cristo Jesús. En Proverbios 4:20-22 vemos cómo debemos buscar la Palabra de Dios.

  • 4:20 Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones.  Debemos oír constantemente la Palabra de Dios y acostumbrarnos a los dichos del Señor. Cuando nos acostumbramos a los dichos del Señor, entonces podemos discernir cuál es la diferencia entre lo que es bueno y lo que es malo. Nuestros oídos espirituales deberían ser tan sensibles a la Palabra de Dios que, cuando oigamos algo,  o una situación que encaremos, esté contraria a la verdad de la palabra de Dios, lo reconozcamos.
  • 4:21 No se aparten de tus ojos; guárdalos en medio de tu corazón. Siempre deberíamos guardar la Palabra cerca de nuestros ojos. Deberíamos leer la Palabra y estudiarla para que aprendamos los caminos de Dios. Cuando estamos continuamente estudiando la Palabra, entonces entrará en nuestros corazones y llevará fruto.
  • 4:22 Porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo. Cuando tenemos la Palabra de Dios obrando en nuestras vidas, entonces tendremos vida en abundancia, como la Biblia habla. La vida que nos permite contagiar a las vidas de otras personas.

Entrenándonos para poder diferenciar entre lo bueno y lo malo

Hebreos 5:14-15 nos muestra que cualquiera que toma sólo leche, no está acostumbrado a la palabra de justicia, es poco hábil en manejar la Palabra de verdad y es como un niño. Si somos maduros, estudiaremos las verdades en la Palabra de Dios y las aplicaremos a nuestras vidas, para que podamos diferenciar entre lo bueno y lo malo. Deberíamos estar tan acostumbrados a la Palabra de Dios, que nuestros sentidos deberían estar entrenados para poder diferenciar entre lo que es bueno y lo que es malo.

La Palabra de Dios nos hace perfectos

La Palabra de Dios es la clave para que el creyente entre en la perfecta voluntad que Dios tiene para ellos. En 2 Timoteo 3:16-17, vemos que la Palabra de Dios puede ayudarnos a caminar en la perfección de Dios y ayudarnos a que no nos falte nada.

  • 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia:
  • 3:17 A fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Cuando nos acostumbremos a la Palabra viva de Dios, podremos caminar perfectos ante Dios todopoderoso y cumplir sus propósitos, aquí en la tierra. Podremos estar totalmente completos, sin que nos falte nada. Dios suple todas las cosas, según su Palabra; por tanto, mientras más familiarizados estemos con su Palabra, más conquistadores seremos. Dios sólo honrará lo que dijo en su palabra, entonces, nuestro trabajo como creyentes, es recordar su Palabra.  El nunca miente, por ello, honrará su Palabra en toda ocasión. Cuando le recordamos su Palabra, Él queda complacido.

Prescripción para un estudio Bíblico

Aquí hay una prescripción para un estudio bíblico.  Consígase una nueva Biblia sin marcas. Lea el Nuevo Testamento y, específicamente, el libro de los Hechos y las cartas, buscando palabras que hablen de quiénes somos en Cristo y márquelas en su Biblia.

Por ejemplo: Leer el Nuevo Testamento, buscando palabras como “En Él, en Cristo, por Jesús, etc. Si identificamos estos versículos, podemos determinar quiénes somos en Cristo Jesús y lo que nos pertenece.

2 Corintios 5:17 dice que si alguno está en Cristo, nueva criatura es;  las cosas viejas pasaron, todas son hechas nuevas.

  • En este versículo, somos creados como nuevas criaturas.
  • Por tanto, en Cristo Jesús, somos creados como nuevas criaturas.

2 Corintios 5:21 dice que aquél que no conoció pecado, se hizo pecador por nosotros, para que seamos la justicia de Dios en Él.

Lea la Biblia, buscando versículos que nos muestren quiénes somos en Cristo Jesús. La Biblia es un libro escrito para ser aplicado. La meta de todo estudio bíblico es aplicar lo que hemos aprendido. Leemos la Biblia, buscando cosas claves que nos ayuden a entender quiénes somos y las cosas que tenemos en Cristo.

Preguntas de Aplicación

1)   Lea las siguientes Escrituras y escriba brevemente lo que dice acerca de nuestra posición en Cristo. Busque las Palabras “En Él, En Cristo, En el Señor, En quien”. Esté preparado para discutir lo que encuentre.  (Puede usar una hoja separada)

a)    Ef. 1:3 b)    Ef. 2:10
c)    Ef. 1:4 d)    Ef. 2:13
e)    Ef. 1:6 f)     Ef. 2:21
g)    Ef. 1:7 h)    Ef. 2:22
i)      Ef. 1:10 j)      Ef. 3:12
k)    Ef. 1:11 l)      Ef. 3:6
m)  Ef. 1:13 n)    Ef. 5:8
o)    Ef. 2:6 p)    Ef. 6:10

Entendiendo Nuestra Posición Como Hijos de Dios – Explorando Quiénes Somos En Cristo Jesús 05/11/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
add a comment

EXPLORANDO QUIÉNES SOMOS EN CRISTO JESÚS

Frase clave: “Dios puede hacer, a través suyo, lo que sea que usted le permita”.

Escritura clave: Proverbios 4:21 “Hijo mío atiende a mis dichos”.

Propuesta: Estudie las escrituras buscando por versículos que digan quiénes somos en Cristo.

Objetivo: Como creyentes necesitamos estudiar los versículos que dicen quienes somos en Cristo Jesús.

Introducción: Por mucho tiempo, el símbolo del cristianismo ha sido la cruz. En un tiempo, nuestra posición era como la de la cruz, pero en este momento, Jesús no está en la cruz. Él no está en la tumba. Él no está en el cenáculo. En este momento, Él está sentado en lugares celestiales, con el Padre. Como creyentes, necesitamos descubrir quiénes somos en Cristo y eso sólo se obtiene estudiando Su Palabra.

Leyendo del Nuevo Testamento bajo una nueva luz

Necesitamos cambiar la manera en la que leemos el Nuevo Testamento. Por ejemplo, no debemos leer la Biblia como si el Apóstol Pablo estuviera escribiendo una carta a la iglesia. Debemos leerla como si fuera Dios hablándonos directamente a nosotros. Necesitamos leer la Biblia como si Jesús estuviera parado en frente nuestro, apuntándonos el dedo, diciéndonos que por sus llagas fuimos sanados”.

La integridad de la Palabra de Dios

La Biblia es la Palabra de Dios.  Es la cosa más importante y segura en todo este universo.  Es la única cosa que limita al poder de Dios, porque una vez que Dios dice algo, Él está comprometido con Su palabra a llevarlo a cabo. (Isaías 55:10-11).

  • Salmo 119:89 “Por siempre, Oh Señor tu palabra está establecida en el cielo”.
  • Mateo 24:35 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.
  • 2 Pedro 1:16-21 “Un testigo mucho mas fiel”.
  • 2 Timoteo 3:16-17 “Toda escritura es útil para enseñar, hasta que no nos falte nada”.
  • Hebreos 6:18 “Es imposible que Dios mienta”.
  • Mateo 5:18 “Durará para siempre y será establecida”.

La Palabra de Dios es la cosa más segura sobre la cual podemos pararnos, porque Dios está comprometido en hacer cumplir su Palabra.

Gran fe versus débil fe

Si miramos en la Palabra de Dios, vemos que Jesús se refirió muchas veces a la fe de diferentes personas, en maneras diferentes.

Débil fe

Mateo 14:22-32 En esta porción de la Biblia, vemos a los discípulos viendo a Jesús caminar sobre el agua. Pedro se puso de pie y le dijo que si era Él, lo llamara a ir. Pedro dio un paso y empezó a caminar sobre el agua, pero cuando vio los vientos y las olas, empezó a hundirse. Jesús estrechó su mano, lo rescató y lo devolvió al bote. Cuando estuvieron de regreso en el bote, denominó como débil su fe.

Si Jesús no hubiera dicho que él tenía fe débil, podríamos haber dicho que él tenía gran fe porque, después de todo, él caminó sobre el agua y, no creo que alguna vez hayamos conocido a alguien que haya hecho eso.  Pero Jesús denomina su fe como débil.

Gran fe

En otra porción de las Escrituras, Mateo 8:5-13, el soldado de un centurión le pidió a Jesús que sane a su sirviente. Jesús estuvo de acuerdo en ir a la casa del hombre y sanarlo. El soldado sorprendió a Jesús cuando le dijo que no era necesario que fuera a su casa, porque sólo tenía que decir la palabra y su siervo sería sanado. Mateo 8:10 dice que Jesús afirmó que ese hombre tenía gran fe y, luego, dijo la palabra y el sirviente del hombre fue sanado, en esa misma hora.

En esta porción de la Biblia, Jesús denomina  la fe de este hombre como “gran fe”, todo lo que hizo fue creer en la palabra de Jesús. Esto nos muestra la mentalidad de Dios cuando se trata de nuestra fe. A los ojos de Dios, hay más mérito en una persona que cree en Su palabra, que caminar sobre el agua. De estas dos porciones de la Biblia, en realidad vemos que, a los ojos de Dios, es más grande depender totalmente en la Palabra de Dios, la Biblia. La fe débil está basada en las cosas que vemos, pero la gran fe está basada únicamente en la Palabra de Dios.

Estar absolutamente convencidos acerca de la integridad de la Palabra de Dios.

Como creyentes, debemos estar absolutamente convencidos acerca de la integridad de la Palabra de Dios. La palabra de Dios es la cosa más segura en todo el universo y, cuando nos paramos sobre la Palabra de Dios, no fallaremos, porque si fallamos, eso significa que la Palabra de Dios no es verdad. Jesús está completamente comprometido con hacer aquellas cosas que están escritas en Su palabra.

  • Isaías 56:8-11 – La Palabra de Dios es como la lluvia y la nieve. Alcanzará aquello a lo que fue enviada.
  • Jeremías 1:12 – Dios cuida su palabra, para llevarla a cabo.

El mayor deseo de Dios para el creyente es que éste acepte su palabra y haga lo que la Palabra de Dios dice.

Preguntas de Aplicación 

  1. Como creyentes, ¿qué cosa deberíamos buscar al leer el Nuevo Testamento?
  2. ¿Qué significa tener que depender de la integridad de la Palabra de Dios?
  3. ¿Cuál es la diferencia entre débil fe y gran fe?
  4. Esta semana, busque tres áreas en las que puede asegurar que está usando gran fe y no débil fe. Haga una lista de cosas que hizo para ejercitar la gran fe y esté preparado para discutirlas la siguiente semana.
  5. Esta semana, empiece a confesar las Escrituras que hablen de quiénes somos en Cristo sobre su vida. Tome nota de las formas en las que su vida es afectada de una manera positiva. Esté preparado para discutir esas áreas la siguiente semana.

Las Crónicas De La Fe – La Fe Viene Por El Oír Y El Oír Por La Palabra De Dios 29/10/2012

Posted by DaRonn in Uncategorized.
1 comment so far

“La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios”

“Edificamos nuestra fe al escuchar continuamente la Palabra de Dios”

Cualquier cosa que estemos esperando, ya sea finanzas, cosas materiales, seres queridos que no son salvos u cualquier otra cosa, requiere que nosotros recurramos a la fe. En el ejemplo de la vida de Abraham, el padre de la fe, vemos que Dios le dijo que tendría un hijo a pesar de sus años y se lo dijo cuando él no tenía la fe necesaria; su fe no era suficientemente fuerte, como cuando no tenemos los fondos suficientes para comprar algo. Entonces tenía básicamente dos opciones, ignorar lo que Dios habló o adquirir los fondos necesarios para la cuenta de su fe. Abraham es ahora el héroe de la fe, porque tomó la decisión de desarrollar su fe.

Romanos 4:17-20 (como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen. El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara. Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios.

Cuando Dios se  acercó a Abraham, él no tenía  la fe necesaria para creer en Dios. Dios se lo estaba diciendo, pero al mismo tiempo ya lo había hecho, padre de muchas naciones. Sin embargo Abraham tuvo que desarrollar la fe, para creer en lo que le estaba diciendo. Entonces Abraham empezó a fortalecerse en la Palabra de Dios (lo que Dios le había dicho), hasta que pudo caminar sobre el plan que Dios tenía para él. Como creyentes debemos hacer lo mismo. Normalmente, las cosas que Dios nos dice que hagamos, son imposibles, eso significa que son cosas que no sucederán a menos que Dios esté en ellas. Dios hace posibles, las situaciones imposibles.

¿Cómo viene la fe?

Es muy importante que comprendamos cómo es que la fe viene, para esto, debemos mirar Romanos 10:17. Este versículo nos muestra el proceso de cómo viene la fe: la fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios. Para entender verdaderamente este versículo, debemos ver el idioma griego. En griego (la lengua original del Nuevo Testamento) existen algunas palabras importantes que debemos analizar.

  • “Oír” – En este versículo, la palabra oír, viene del verbo griego que quiere decir escuchar continuamente. Este verbo es diferente en nuestro español y aún en el inglés, sería mejor describirlo así: “la fe viene por permanecer escuchando y escuchando y escuchando y escuchando….” La comprensión general del verbo, es que la fe viene por una disciplina continua y por situarse en lugares donde pueda escuchar la voz de Dios. De esa manera, la primera parte dela Escritura, es que la fe viene por oír continuamente la Palabra de Dios.
  • “La Palabra de Dios” – Lo segundo  que debemos entender en este versículo, es la frase: “la Palabra de Dios”. En el Nuevo Testamento, existen dos palabras usadas comúnmente para describir la Palabra de Dios, la primera es “logos” esa palabra significa la palabra escrita, es decir la palabra de Dios que está escrita en una página. Este versículo no se refiere a esto, se refiere a otro tipo llamado “rhema”. La pequeña diferencia de “logos” es que “rhema” se define como la Palabra de Dios hablada, presente y viva. Lo que se entiende es que algo debe ser hecho, para que la Palabra en las páginas de la Biblia, se haga viva. Las palabras de Dios no tienen poder, a menos que vivan en las vidas de las personas.

Muchas personas no se dan cuenta, de que existen cosas que debemos hacer para que la Palabra que Dios nos habló, se haga viva. 

Cómo hacemos que la fe venga

La llave para que el proceso de la fe empiece, es hacer que ella venga. La manera en que lo hacemos, es trayendo la Palabra viva de Dios a nuestros oídos y escucharla continuamente. Abajo tenemos un listado de algunas cosas que podemos hacer, para que la fe venga:

1.         Asistir a la iglesia – Cuando asistimos fielmente a una iglesia que predica fe y las verdades de la Palabra de Dios, nuestra fe comienza a venir a nosotros. Otra cosa que tiene que tener en mente, es que su nivel de victoria, es resultado de los mensajes que usted escucha continuamente, así que asegúrese de que está asistiendo a una iglesia que predica sobre victoria y fe. Cada vez que usted asista, el mensaje le inspirará y la fe vendrá.

2.         El testimonio de otros – Muchas veces el testimonio de otros inspirará a que usted también crezca. Muchas veces escuchar las noticias de victoria de gente que alcanzó grandes cosas, ayuda a creer en Dios y enciende la fe en nosotros también.

3.         Escuchar cintas o CDs de enseñanza – Yo creo muy firmemente en cintas y CDs de enseñanza. Cuando una persona escucha estos recursos, alcanza el espíritu del mensaje y no solo las palabras, como en un libro. Cuando escucha buenas cintas o CDs de enseñanza, puede ubicar su fe directamente en su subconsciente y también en su espíritu.

4.         Confesar y orar al nombre de Dios – Otra cosa grandiosa que ayuda a que la fe venga, es confesar la Palabra de Dios. La palabra “meditación” viene literalmente del significado “hablar suavemente”, esto es semejante a cuando una persona está pensando en algo, principalmente pensando en voz alta, solo hablando, sin darse cuenta realmente de lo que está hablando. Como creyentes queremos fervientemente que la Palabra de Dios esté en nosotros, de tal manera, que estemos confesándola sin siquiera pensarlo. La manera en que logramos esto es confesando la Palabra de Dios, por que cada vez que repetimos la Palabra de Dios, la estamos escribiendo en nuestro corazón y llegamos a ser como Abraham, edificándonos a nosotros mismos en fe. (Romanos 4:20)

5.         Escuchar buenas estaciones de radio y televisión cristianas – Otra manera de escuchar la Palabra de Dios, es escuchando buenos programas de radio y televisión cristianos. Muchas veces esto nos permite tener acceso a gente que no está en nuestra área y que nos inspira en la fe.

Conclusión: La manera en que la fe trabaja se entiende como un proceso. Como creyentes, debemos hacer lo que podamos para hacer que la fe venga a nuestras vidas.

PREGUNTAS DE APLICACIÓN 

1.       ¿Cuáles cree que son los obstáculos más comunes, que impiden que una persona asista a una iglesia fielmente? Escriba algunas sugerencias que podrían ayudar a superar estos obstáculos.
2.       Escriba brevemente algún testimonio que lo haya impactado y cómo afecto su vida.
3.       Escriba en sus propias palabras, ¿cuál es la diferencia ente “logos” y “rhema”?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27 seguidores